¿Verdaderamente la reforma procesal nos ha permitido formular conclusiones en los juicios de familia?

A partir de mayo de este año entraron en vigor todas las modificaciones procesales operadas en virtud de la última gran reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Las modificaciones trajeron algunos cambios también en los procesos de familia, aunque muy escasos. Uno de ellos ya ha sido objeto de análisis en este blog, me refiero al incidente declarativo previo necesario en las ejecuciones por impago de pensiones de alimentos cuando éstas vengan referidas a gastos extraordinarios. Aunque, observo, que todavía está costando que se aplique pues aún están llegando ejecuciones por tales conceptos, y despachos de ejecución automáticas, sin que se emplace a las partes a la apertura del incidente y por tanto, a la celebración de la consiguiente vista. reforma procesal en españaQuizás la causa de que todavía se detecte esa falta de rigor en su aplicación esté en la regulación, un tanto genérica, que contiene la norma y que deja espacio a dudas o problemas de interpretación. Sin embargo, lo que quiero comentar en esta entrada es otra modificación que parecía despejaba toda duda respecto a la posibilidad de que SIEMPRE, tras la práctica de la prueba en las vistas de medidas provisionales, juicios de divorcio, modificaciones de medidas, las partes pudieran realizar una valoración de la prueba practicada mediante el trámite de conclusiones. La regulación no deja duda alguna, pues el artículo principal que lo regula está alojado en la regulación general de los procedimientos de familia, con lo que es de entender que se predica respecto de todos los tipos de procedimiento de familia. El artículo en cuestión es el 753 apartado segundo de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Entonces me pregunto por qué sigue siendo denegado cuando se solicita, por ejemplo, tras una practica de prueba en un procedimiento de medidas provisionales. ¿Quizás porque todavía ha quedado pendiente alguna prueba de oficios?. En tal caso, una vez practicada la misma debería darse el trámite conferido por la ley. O al menos solicitarlo nuevamente y ofrecer realizarlo en el breve plazo de tiempo que el sentido común impera, sobre todo si estamos en unas medidas provisionales. O sea, en cinco días como máximo. Veremos si poco a poco lo vamos consiguiendo

He de comentar en honor a la verdad que poco a poco se está instaurando sin problemas el trámite de conclusiones, y aunque la ley establece que éstas tendrán lugar en el propio acto de la vista, tras la práctica de la prueba, lo cierto es que ya ha habido juzgados que han habilitado plazos de una audiencia, y hasta cinco días para poder presentar las conclusiones por escrito y debidamente estructuradas y pensadas. Es decir que, transcurridos unos ocho meses desde la reforma, puedo decir que sí, que el trámite de conclusiones es ya una realidad.

Esta entrada fue escrita por

Contactar para visita

Si desea asesoramiento en referencia a este artículo rellene el formulario siguiente y le contactaremos lo antes posible.