Pactos sucesorios: utilidad práctica

El Preámbulo de la Ley 10/2008 de 10 de julio del Libro IV del Código Civil de Cataluña, relativo a Sucesiones, ha afirmado de forma TAJANTE: “El régimen de los pactos sucesorios es sin duda la novedad más importante que presenta el Libro IV respecto al anterior Código de Sucesiones”.
De entre las innovaciones más importantes cabe mencionar el hecho de que se desliga del contexto matrimonial, sin embargo admite el pacto de renuncia a la legítima futura en los términos del Art. 451.26 CcC.
La peculariedad que presenta es su carácter bilateral o multilateral, según se infiere del art. 431.-1CcC y como consecuencia de ello la vinculación contractual y su irrevocabilidad unilateral por parte del ordenante. Lo cual no implica:
A) que en sí tenga una naturaleza de disposición mortis causa ( Lacruz)
B) Bilateralidad del negocio no tiene que conllevar reciprocidad ( Egea).herencias y sucesiones
Se trata de un pacto con causa gratuita al que pueda imponerse un modo o carga al beneficiario ( cuidar o atender a alguno de los otorgantes, mantener la empresa familiar o la continuidad del negocio)
Se regulan causas de ineficacia estricta como el mutuo disenso, la concurrencia de una causa de indignidad sucesoria en un favorecido que sea considerada un motivo que autoriza la revocación unilateral de la disposición por el ordenante. O la revocación unilateral por el otorgante por causas propias de la donación como lo es el incumplimiento de las cargas impuestas al favorecido, imposibilidad de cumplimiento de la finalidad esencial, modificación sustancial sobrevenida e imprevisible de las circunstancias que constituyeron la base de la disposición. Y cualesquiera otras causas pactadas de forma expresa.
Los pactos sucesorios pueden responder a muchas causas, en tal sentido se habla de hibridismo causal, es decir que, en realidad, hay libertad de causalización, aunque se entenderá dentro los límites de la propia naturaleza del negocio mortis causa según la cual todos los negocios mortis causa se encauzan a la regulación de la propia sucesión.
El incumplimiento de la carga autoriza a dejar sin efecto la institución pero no a exigir su cumplimiento.
La importancia y utilidad práctica de los pactos sucesorios radica en el hecho de que en sí constituyen un vehículo de trasmisión mortis causa, no sólo del patrimonio inmobiliario y de las explotaciones agrarias, también de las explotaciones comerciales industriales. En definitiva, un vehículo de trasmisión de la riqueza familiar. Su esencial irrevocabilidad unilateral es lo que los dota de seguridad por lo que dicha particularidad constituye una clara ventaja respecto al testamento como modo de trasmisión.

Etiquetas: ,
Esta entrada fue escrita por

Contactar para visita

Si desea asesoramiento en referencia a este artículo rellene el formulario siguiente y le contactaremos lo antes posible.