¿Qué pasa con mi piso si me divorcio o separo?

Sin categoría

Separación matrimonial o divorcio: criterios de atribución del piso o vivienda. Diferencias según si atribuya la custodia con carácter compartido o en exclusiva.

Una de las cuestiones claves a tratar cuando las partes se plantean una separación matrimonial o un divorcio es decidir quien se queda en el piso que hasta ahora han compartido.

En principio, la ley prima el acuerdo entre las partes, por tanto, los esposos o miembros de una pareja son libres para decidir quién se quedará en la vivienda conyugal, pudiendo decidir la atribución del uso a uno de ellos o la distribución temporal del mismo entre ellos. Así pues, las partes son enteramente libres para decidir lo que quieran al respecto, ahora bien, si tienen hijos en común, existe un límite a dicha libertad: el llamado el interés del menor, así el pacto al que lleguen no puede perjudicar a sus hijos.

división de bienes comunes en separaciones y divorcios

Por ello, cuando no hay acuerdo, el juez en base a la necesidad de preservar el derecho o interés de los hijos otorgará el uso preferentemente al progenitor a quien corresponda la guarda de los hijos comunes mientras dure ésta. Si bien, puede darse la circunstancia de que el juez acabe atribuyendo el uso al progenitor no custodio si resulta ser el cónyuge más necesitado de protección en los casos siguientes:

a) Si la guarda es compartida o distribuida entre los progenitores, o si los cónyuges no tienen hijos o éstos son mayores de edad aunque éstos no sean económicamente independientes respecto a los progenitores.

b) Si a pesar de atribuir el uso del domicilio por razón de la guarda es previsible que la necesidad se alargue después de la mayoría de edad de los hijos comunes.

c) Excepcionalmente, aunque no haya hijos menores de edad, puede atribuirse el uso de la vivienda familiar al cónyuge que no tenga atribuida la guarda si es el más necesitado de protección y el cónyuge a quien corresponde la guarda tiene medios suficientes para satisfacer sus necesidades de vivienda.

También es necesario reseñar que la autoridad judicial podrá incluso sustituir la atribución del uso del domicilio familiar por otras residencias si son idóneas para satisfacer la necesidad de vivienda del cónyuge y sus hijos. Es decir, que la segunda residencia puede ser atribuida igualmente en sustitución de la vivienda habitual.

Si las partes no han llegado a ningún acuerdo, o no hay convenio regulador de separación matrimonial o divorcio y es el juez quien ha otorgado su uso, éste siempre será temporal. Ahora bien, se podrá prorrogar a instancias de quien haya sido beneficiado con la atribución del uso. Para pedir tal prórroga, la ley le impone un plazo: ha de solicitarlo dentro de los 6 meses anteriores al vencimiento del plazo que estableció el órgano judicial.

La ley considera que la atribución de uso del domicilio constituye un medio para satisfacer la pensión de alimentos de los hijos comunes que convivan con el beneficiario del uso y también una forma de pago de la prestación compensatoria.

Aquél que se haya quedado con el uso del domicilio ha de saber que estará obligado a pagar los gastos ordinarios de conservación, mantenimiento y reparación de la vivienda , incluidas las derramas ordinarias de la comunidad de vecinos , los suministros y los tributos y tasas de meritación anual, es decir, el recibo del ibi.

Una vez finalice el derecho de uso, el cónyuge que es titular de la vivienda puede recuperar la posesión en ejecución de sentencia de divorcio o separación matrimonial que haya acordado el derecho de uso o la resolución firme sobre la duración o extinción del derecho.

¿Qué pasa con mi piso si me divorcio o separo?
Rate this post
Esta entrada fue escrita por
Fatal error: Class 'socializeWP' not found in /usr/home/iusfamilia.com/web/wp-content/themes/iusfamilia/functions.php on line 189